¿Qué es la Microbiota Intestinal?

Cuando hablamos de “microbiota” nos referimos a los miles de millones de bacterias que viven dentro y fuera de nuestro cuerpo.

Por definición, somos más bacterias que humanos. A cada célula del cuerpo le corresponden unas diez células bacterianas, y es que dentro de cada uno de nosotros viven más de 2 Kg de esta enorme biomasa, compuesta por microorganismos microscópicos, que en su mayoría están en nuestro sistema digestivo.

Segundo Cerebro

Es foco actual de cantidad de estudios, y prácticamente se trata como un órgano más a día de hoy, desconocido, hasta denominado “segundo cerebro”, ya que aquí se producen cantidad de sustancias relacionadas con la inmunidad, la saciedad, e incluso el estado de ánimo.

Tenemos una gran responsabilidad ya que, de nuestros buenos hábitos en el día a día dependerá la buena salud de esta comunidad que habita en nuestro interior. Estas bacterias consumirán y se alimentarán de lo mismo que nosotros consumamos, ¡somos su hogar!

Cuidar de nuestra macrobiota

Por lo tanto, será esencial que basemos nuestra alimentación en productos y alimentos variados como:

  • Vegetales completos, con toda su fibra.
  • Proteínas de calidad, tanto vegetales como animales.
  • Granos integrales, semillas.
  • Grasas saludables como las aceitunas, el AOVE.
  • Frutos secos.

¿Y si comemos mal?

Si los exponemos a malas comidas generando un ambiente tóxico con:

Alimentos cargados de azúcares simples. Comidas pobres en fibra, como en los productos ultraprocesados. O les acostumbramos a convivir con fármacos y antibióticos, Las bacterias que llamamos “buenas”, responsables de cuidarnos y protegernos de agentes externos sufrirán y terminarán por extinguirse, y las “bacterias malas” van a luchar, pudiendo mutar, respondiendo con una agresividad masiva, que finalmente nos debilitará, aumentará la inflamación y nos hará enfermar.

Macrobiota. Nuestra aliada

Probablemente el servicio más importante que tus bacterias te proporcionan es crear y entrenar tu sistema inmune que es el que nos defiende contra las infecciones. De hecho, el microbioma es una parte imprescindible del triángulo que compone el sistema inmune humano.

Triángulo del Sistema Inmune

Un lado de este triangulo es la inmunidad innata. Basada en la memoria inmunológica que pasa de la madre el bebé. Es una memoria preprogramada que recuerda el patrón de ciertas bacterias y otras moléculas externas.

Las bacterias beneficiosas, que se instalan en el cuerpo del bebé para residir en él, lo defienden de invasores agresivos, infecciones y toxinas.

El segundo lado es la inmunidad llamada adaptativa, que es la basada en una memoria de archivos propios, desarrollados y acumulados a través de la experiencia.

Y la tercera cara del triángulo son los microorganismos que mantienen en guardia el sistema de defensas. Por eso, es tan esencial mantener este ecosistema cuidado y bien alimentado.

Según estudios científicos, la perdida de la diversidad del microbioma y la debilidad inmunológica pueden ser algunas de las razones del desarrollo de enfermedades neurológicas y degenerativas que se asocian con la edad avanzada. El sistema digestivo es sede central de nuestras defensas inmunológicas.

“¿Somos lo que comemos?”

L. Feuerbac filósofo y antropólogo formuló la famosa frase “somos lo que comemos”. Y está claro ahora que no fue suficiente. Podríamos completarlo con ¿Somos lo q comemos? … “Somos lo que absorbemos”.

¿En qué se basa una buena alimentación para nuestro microbiota?

Para poder tener una buena calidad de nuestras bacterias ten una alimentación sana y muy diversa.

Si, por ejemplo, tu alimentación es pobre en fibras, vitaminas, mineras y buenos nutrientes, pero muy abundante en proteínas y grasas de poca calidad, tras un tiempo tu microbioma intestinal sufrirá un desequilibrio importante y poco sano. Es lo que conocemos como disbiosis intestinal. En este caso, las paredes de tu intestino se vuelven más permeables de lo normal, tus metabolitos se descontrolan pasando del digestivo a la sangre, y viceversa, y si no se controla, producirá inflamación.  Si la inflamación se mantiene durante tiempo y se convierte en crónica, con el tiempo puede provocar obesidad, dolores crónicos, fibromialgia, enfermedades autoinmunes (enfermedad de Crohn, tiroiditis de Hashimoto…), etc.

Pero hay buenas noticias. Todas estas patologías o dolencias crónicas responden de modo muy positivo corrigiendo tu plan de nutrición, haciéndolo más completo, sano y equilibrado.

Más allá del plato

Además, de lo que tenemos en el plato, siempre hay un más allá. Por ejemplo, la higiene en nuestra casa apartándonos por ejemplo de contaminantes tóxicos caseros (detergentes, suavizantes, insecticidas, etc.), la higiene de descanso, un programa de suplementación alimenticia y un plan personalizado de ejercicios y actividad física.

La buena vida de tus bacterias depende de lo que estés eligiendo para tu vida. Y si tú no sabes elegir bien, en algún momento las bacterias decidirán por tí.

Las bacterias nocivas que decidirán por ti

Según el profesor de la universidad de México Joe Alcock, ciertas bacterias son capaces de secuestrar y dominar nuestros circuitos cerebrales de “dopamina-recompensa”, creando necesidad por ciertos alimentos que prefieren consumir, y que suele ser comida enriquecida en grasas y azúcares, proteínas o ciertas fibras.

Desde Gooder sabemos que el mejor modo de no permitir a las bacterias dominar nuestra mente y nuestros gustos, es darles una alimentación sana y variada, comer tranquilos, en buena compañía y disfrutando del placer de alimentarnos y alimentar a nuestras bacterias de manera correcta, haciendo de ellas nuestras aliadas.

Comparte

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email