fbpx

La Microbiota en tus heces.

¿Miras atrás después de ir al baño? 

Una vista a nuestro interior… desde el exterior. 

¡Formas, colores, olores…! Ahora sí, sin vergüenza, toca hablar de lo importantísimo que es, qué ves después. Y es que no lo olvides, mirar atrás para ver qué ha sucedido después de estar -unos pocos minutos para algunos, o un BUEN rato para otros- sentado en el trono, te dará todas las pistas sobre qué necesitas saber para averiguar cóomo de bien estás por dentro. 

El aspecto de tus deposiciones es un espejo real de tu estado interior, una referencia sobre las características de tu absorción de las comidas y la asimilación de los nutrientes, sobre el estado de tu microflora intestinal y tu sistema nervioso. Y todo esto significa que tus heces son un marcador de tu salud física y mental. 

Escala de Bristol

La ciencia nos ha regalado la muy valiosa (y visual) Escala de Bristol gracias a la cual podemos categorizar de una manera muy clara el estado de nuestras deposiciones. Que no te extrañe si la próxima vez que vayas a visitar a tu médico o tu nutricionista, te muestre la siguiente tabla y te haga señalarle de qué “tipo” es la tuya. Esto le dará muchas pistas sobre cómo funcionas por dentro, y de si las cosas funcionan como deben. 

¿Sabías que el 60% del peso y volumen de las heces está representado por bacterias? Las heces vistas en un microscopio son un hervidero de criaturas no humanas parecido a un hormiguero tropical (suena apasionante, ¿verdad?).  

Si basamos nuestra alimentación en la correcta combinación de los alimentos. Basándonos en comida real con vegetales de colores, proteína y grasa de calidad, mejoraremos la vida de nuestra microbiota, y de la mano obtendremos un máximo beneficio para nuestra salud. 

Te animamos a que: 

-Con la escala de Bristol en la mano, haz un diario de cada vez que vas al baño ¿Qué tipo es? y relaciónalo con la comida.  

-Si todavía no estás teniendo unos buenos hábitos de alimentación observa durante una semana antes de cambiarlos y compara una vez los hayas cambiado. Date tiempo porque a veces nuestro cuerpo necesita un tiempo para equilibrarse. 

Comparte

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email